febrero 15, 2015

ESCAPADA A LA CAPITAL


 


Una vez más, Madrid me regaló más de su amor, de ese amor eterno que le tengo. Tenía varias cosas pendientes por hacer allí y, con muy buena compañía, las he llevado a cabo todas del tirón.  Una ruta compuesta por el mundo audiovisual, de teatro y televisión, con mis compañeros de clase, asistiendo de público y sintiendo desde dentro el trabajo interno y externo del directo. Y para aprovechar mi estancia, decidí alargar mis días allí haciendo una visita con mi inseparable Helena a nuestro gran amigo Chema; respirando arte y fiesta, y rodeado de muy buen ambiente. Regreso a Málaga, pero dejando allí un trozo de mí que me hace tener ganas de regresar a esa ciudad tan mágica lo antes posible.